EL OBSERVADOR, O ¿TÚ QUÉ C*** VES?

 

No hay que buscar, hay que indagar.

No hay que ver, hay que observar.

No hay que oír, hay que escuchar.

No hay que tocar, hay que palpar.

No hay que hacer asanas, hay que sentir.

-B.K.S. Iyengar-

 

Cuando estaba en mi primera formación de Yoga Iyengar, recuerdo que una de mis maestras Cathy Rogers, nos dijo lo siguiente:

«Cuando estés dando clase, apártate de tu grupo, ve a una esquina y observa a cada uno de tus alumnos desde ese lugar distante. El tomar distancia te permitirá observar sus fortalezas, así como las áreas de oportunidad en las que puedes trabajar con ellos. De esa manera al acercarte sabrás cómo proceder al mismo tiempo con cada uno y con el grupo».

Leer Más

La felicidad, no la vas a encontrar.

Cuando vemos conexiones en las cosas no es que imaginemos algo o que estamos locos, creo que simplemente comenzamos a notar las señales que el “Yo Superior”, “El Universo” o quizás “La Mente Universal”, nos está dando a cada instante.

Creo que pasamos mucho tiempo buscando la felicidad y no nos damos cuenta que esta, está más cerca de lo que creemos. La felicidad no la vas a encontrar, Leer Más

4 acciones que te ayudarán a neutralizar a quienes te quieren cortar la cabeza.

El envidioso no quiere lo que tú tienes,

lo que quiere es que tú lo pierdas.


Recuerdo que de niño me encantaba por sobre todas las cosas, nadar. Al punto que soñaba con ir a las olimpiadas.

Una vez un verano participé en una competencia entre clubes. Parte de mi familia vino a verme, entre ellos una tía y dos de sus hijos: una prima y un primo. Ambos menores que yo.

La primera competencia eran 100m espalda. Como quien dice, me la llevé de calle. La segunda eran 100m mariposa. Por supuesto que yo quería los dos oros, aunque en ese momento se veía complicado, había otros dos niños tan buenos como yo. Me sentía nervioso, pero no era imposible. Había entrenado y estaba preparado.

Como siempre que estoy en situaciones similares, me abstraje. Es como si estuviera sólo en el mundo. No veía nada, ni a nadie. Estaba en uno de los carriles del medio, parado al borde de la plataforma de salida y sólo escuchaba mi respiración. De repente se escucha la señal de salida, salto y ¡splash!

Leer Más