La felicidad, no la vas a encontrar.

Cuando vemos conexiones en las cosas no es que imaginemos algo o que estamos locos, creo que simplemente comenzamos a notar las señales que el “Yo Superior”, “El Universo” o quizás “La Mente Universal”, nos está dando a cada instante.

Creo que pasamos mucho tiempo buscando la felicidad y no nos damos cuenta que esta, está más cerca de lo que creemos. La felicidad no la vas a encontrar,
simplemente porque ya la tienes. Es como cuando estás buscando tus lentes, te enojas contigo y con todos, te dices tonto, tonta y cuanta cosa se te ocurre, hasta que al final te das cuenta que los tienes puestos.

La felicidad ya la llevas puesta, es por ello que hay que dejar que fluya y simplemente reconocerla.

– ¿Y cómo dejarla fluir?
– Habitando el momento presente.
– ¿Pero cómo se hace eso? ¿cómo sé que estoy habitando el momento presente?
– Al inicio, cuando estás en el momento presente, no lo sabes. Sólo lo sientes. En el momento que lo sabes, dejas de estarlo.
– ¡Cuánto tiempo tengo sin darme cuenta! ¿cómo puedo acercarme al momento presente?

– Como bien sabes, todo es una cuestión de práctica y entrenamiento. Al practicar, te vas haciendo mejor y más hábil en lo que prácticas. Por lo que para estar presente puedes practicar estar presente. Quizás meditando y haciendo yoga para empezar. Tal vez escribiendo, pintando o aprendiendo a tocar un instrumento musical. Sé que no es fácil, tienes que dedicarle tiempo y esfuerzo y después de un tiempo comenzarás a conectar con eso, en donde se es el momento presente, más que estar en el momento presente.

Creo que no se trata de estar en el… sino ser el… La palabra “estar”, denota separación, ya que para estar en un lugar hay que ubicarse en relación a algo. Mientras que ser denota unicidad.
De que estamos, estamos en el momento presente nos demos cuenta o no.
– ¿De qué otra manera puedo practicar ser el momento presente?

– Una vez que ya hayas estado en el fluir, o en la corriente; entonces comenzarás a practicarlo en tu día a día. Es decir; no es que antes no lo hayas hecho, más bien es que antes es necesario dedicar más tiempo a meditar, hacer yoga, cantar mantras o realizar otra actividad que te entrene y ayude a practicar.
Practicar día a día, significa hacerlo cuando corres, cuando bebés, cuando comes, caminas, amas o trabajas. Significa darte cuenta de lo que ocurre a tu alrededor y en ti, cuando haces lo que haces.

¡DATE CUENTA!

La felicidad es momentánea. Si es así entonces hacemos lo mismo al buscarla, que al tratar de encontrar una pareja mejor o un trabajo mejor. Entonces no es la felicidad lo que debemos buscar, porque qué frustrante, ver que viene y va. La felicidad es el resultado de un cumulo de algo (acciones quizás) por lo que esta viene y va.¿Qué es ese algo? ¿Por qué aparece de la nada, que la detona? Porque no es sólo el disfrutar, quizás esto también es una consecuencia de ello.

Darte cuenta es felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *