Yoga para la Tercera Edad


Slider

Cuando eras niña(o) tu cuerpo era excepcionalmente flexible. Incluso como adulto joven (20´s, 30´s, 40´s), todavía conservabas la capacidad de moverte y doblarte en todas direcciones. La pérdida de esta capacidad es un sello definitorio de que te estás volviendo un adulto mayor. A medida que esto sucede, la práctica de yoga se hace cada vez más importante.

De todas las formas y sistemas de ejercicio ideados por los seres humanos, el yoga se destaca por su capacidad de preservar y extender tú flexibilidad juvenil.

Por esa razón (y por muchas otras) el yoga es el remedio más natural y esencial para contrarrestar los efectos físicos del envejecimiento.

La práctica de yoga puede ser una excelente medicina preventiva, no sólo a nivel físico sino también a nivel mental y emocional, que te puede ayudar a tener una mucho mejor calidad de vida.